25/6/09

CIENCIA Y CONTAMINACIÓN EN LA LUNA (A PROPÓSITO DE KAGUYA)


Por: Gonzalo Duque-Escobar

Con prometedores resultados se van desarrollando la misiones de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial del Japón JAXA, que anteceden al emblemático proyecto nipón que intentaría una misión tripulada a la Luna: se trata ahora de la sonda lunar Kaguya lanzada para estrellarse cerca del polo sur de la Luna, buscando con el impacto generar una nube de polvo para determinar los efectos a lo largo del tiempo de la radiación y el impacto de micrometeoritos, en el suelo lunar. Efectivamente, estamos conociendo las impresionantes imágenes en alta definición de nuestro satélite natural enviadas por la sonda, el impacto se dio y la nube de polvo aparentemente pudo ser observada desde la Tierra.

El nombre de esta sonda, recuerda a la hermosa princesa Kaguya-Hime, (Princesa Luz Brillante) encontrada en una mata de bambú aquí en la Tierra por un venerable anciano japonés; y que ya adulta, habiendo logrado el sueño de regresar al satélite natural de la Tierra, su hábitat natural, en venganza por las decisiones del emperador del país oriental que quiso retenerla, transforma al Fuji en un volcán para que bañe de fuego esas tierras en la Isla de Honsu.

La JAXA creada en octubre de 2003 por la unión de la Agencia Nacional de Desarrollo Espacial NASDA, el Laboratorio Nacional Aeroespacial de Japón NAL y el Instituto de Ciencia Aeronáutica y Espacial ISAS, tras un fallido lanzamiento del cohete H-IIA en noviembre de 2003, 15 meses después logró poner en órbita un satélite con su cohete H-2A lanzado desde el Centro Espacial de Tanegashima, entre otros logros significativos y dificultades.

Pero a la par, con los indiscutibles beneficios de la misión amerita hacer una reflexión adicional sobre la noticia: y es que, cuando en aras de la ciencia y el progreso también hemos llenado de basura el espacio exterior circundante del planeta, ahora que avanzamos sobre la Luna debemos preguntarnos hasta dónde podemos llegar, quién puede conocer, regular y aprobar los procedimientos y qué riesgos insospechados se corren con la contaminación aparentemente inocua. Sabemos que la chatarra espacial es un tema de preocupación que comenzará pronto a tomar importancia, puesto que las colisiones a velocidades orbitales amenazan satélites artificiales en funcionamiento y misiones de astronautas, y también que el manejo del problema es complicado y costoso. ¿Pero en el caso de la Luna qué?

Ed. Circular RAC 521. Desde el OAM, http://www.manizales.unal.edu.co/oam_manizales/

Imagen: http://astroantropologo.blogspot.com

Relacionados:
Manual de geología para ingenieros U.N. de Colombia.
Enlaces U.N. del Observatorio Astronómico de Manizales OAM