16/2/15

Nuestra zona franca como motor de desarrollo

 


Zona Franca Andina

Por Gonzalo Duque-Escobar

No puede contar la ciudad con un escenario más estratégico para la generación de empleo e inversión directa, que la Zona Franca Andina ZFA ubicada en el corazón del Parque Industrial de Manizales, resultado del esfuerzo de Inficaldas e Infimanizales orientado a crear nuevas empresas industriales y comerciales generadoras de bienes y servicios, y para desarrollar un polígono industrial con los sectores existentes transformados, pensado para los tiempos de ahora y no para la sociedad industrial de ayer.

Para salvar sus dificultades de ubicación respecto a los modos de transporte vecinos al Cañón del Cauca, la ZFA además de ser una sociedad comercial de naturaleza pública, del orden departamental, dotada de personería jurídica, patrimonio independiente y autonomía administrativa, al contar con significativos beneficios tributarios, aduaneros, cambiarios y fiscales, tendrá un régimen franco competitivo a nivel de América Latina.

Para reflexionar sobre el tema, convocados por el gerente, quien presentó con solvencia los elementos de soporte de la ZFA, un grupo de profesores de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura en cabeza de su Decano, intercambiamos ideas teniendo como marco de referencia el “Plan Estratégico de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Departamento de Caldas” (2013), los desarrollos del Grupo de Trabajo Académico “Innovación y Desarrollo Tecnológico” en Gestión y Logística de Producción, y algunas fortalezas institucionales como el Instituto de Biotecnología y Agroindustria de la U.N., y de otras instituciones del territorio.

Este acercamiento de la ZFA, hoy con la academia y luego con el sector empresarial, al respaldarse en la notable apuesta de los “Infi” y acompañarse con políticas públicas y sectoriales adecuadas, podría resultar fundamental para apalancar el crecimiento económico y el desarrollo socio-ambiental de la región, porque la articulación tripartita de los actores estratégicos, permitiría desencadenar procesos propios de una sociedad del conocimiento, donde la generación y uso continuo del saber articulado a las fuerzas productivas, actúe como factor de producción.

En las últimas décadas se han promovido la ciudad y la región mediante múltiples iniciativas, como una construcción colectiva que avanza hacia una sociedad del conocimiento, asunto clave que ha permitido consolidar la agenda del citado Plan de competitividad soportado en ciencia y tecnología, adoptado en 2013 por el Consejo Departamental de Ciencia y Tecnología CODECTI, año en que las universidades de Manizales contaban con 242 doctores y los grupos de investigación de Caldas registrados en Colciencias florecían en cantidad y calidad: de 158 grupos 10 estaban en Categoría A y 9 en A1.

Similarmente, en el conversatorio, el Gerente de la ZFA subrayó otras ventajas significativas de la ciudad que hacen atractivo el proyecto, señalando la ubicación geoestratégica de Manizales por su equidistancia a Urabá y Buenaventura, y su posición sobre el centro del Triángulo de Oro de Colombia, pero sobre todo consideró el talento humano que ofrece la región, argumentando que Manizales es la ciudad con la menor tasa de desempleo del Eje Cafetero, se perfila al 2019 como “Ciudad Bilingüe”, presenta la mayor tasa de alfabetismo en lectoescritura del país (96%), y se reconoce como la Capital de las tecnologías de la información y el desarrollo de software en Colombia.

Partiendo de los anteriores elementos, los académicos sugerimos: a- considerar un nuevo enfoque para la gestión de la Zona Franca, soportado en una estrategia de promoción de la Ciudad liderada por el Alcalde y secundada por los líderes gremiales; b- consolidar desarrollos estratégicos relacionados con dos áreas: las Tecnologías en Información y Computación (TIC), y la Biotecnología (verde, blanca, roja y transversal); c- encontrar en cada área una empresa ancla como atractora, y d- emplear la metodología de clúster para obtener ventajas asociativas y conformar masa crítica en ambas opciones.

Finalmente, se observó la relevancia de factores como la calidad ambiental asociada a la abundancia de agua de gran calidad y al clima primaveral de la ciudad, y la oportunidad sin precedentes para crear sinergias entre la nueva economía de las TIC y la economía verde, con la economía del conocimiento, buscando desarrollar ventajas competitivas, al aprovechar el carácter biodiverso del territorio y el notable potencial de las instituciones científicas y universidades presentes en la ecorregión cafetera.

Profesor Universidad Nacional de Colombia Http://galeon.com/cts-economia [Ref.: La Patria. Manizales, 2015.02.16] Imagen en: www.zonafrancaandina.com

Relacionados:

-/